©2019 by DonVasiedmaack. Proudly created with Wix.com

IMG_20180115_092023 musti.jpg

DAVID MESA NOACK

Autor de 'Análisis de Modelos Económicos Exitosos'

Análisis político y económico desde una perspectiva diferente.

 
 
  • David Mesa Noack

¿Funciona el sistema de vouchers educativos en Suecia?

Actualizado: ene 17


Photo by Jonathan Brinkhorst on Unsplash

Diciembre, 2018



Milton Friedman se convertiría durante los años 70 en el principal promotor del sistema de vouchers educativos como una alternativa liberal que favoreciera la elección voluntaria de cada padre sobre la educación de sus hijos. Con el tiempo, distintos países adoptaron diferentes variantes de este sistema con resultados disímiles. En esta oportunidad vamos a centrar la atención sobre la transformación ocurrida en Suecia, donde el formato escogido consistió en un voucher que «acompaña» al alumno otorgándole a éste un monto fijo —directamente pagado a la institución educativa— en lugar de financiar a las escuelas mediante un presupuesto preestablecido. Este voucher puede ser utilizado tanto en centros educativos estatales —donde todos los niños tienen su lugar asegurado— como aquellos que se encuentran gestionados de forma privada. La condición para estas instituciones es que no pueden cobrar una cuota extra a las familias, ni rechazar postulantes bajo ningún concepto, los cuales ingresan por orden de solicitud. Tras la reforma que introdujo el sistema de libre elección en 1992, las escuelas de gestión privada experimentaron un rápido crecimiento, pasando del 4% del total de la matrícula en el año 2000 al 16% actual (1). Más del 50% de estas instituciones son organizaciones con fines de lucro. 


Previamente, el sistema educativo era centralizado y monopolizado desde la órbita estatal. Los resultados obtenidos en los exámenes internacionales se situaban bien por encima del promedio de la OCDE en las asignaturas más fuertes, y similar al promedio de la OCDE en el peor de los casos. A principios de los años 90 Suecia sufriría una fuerte crisis económica que resolvió a través de un giro hacia políticas orientadas al mercado y a la privatización de los servicios públicos. El cambio de modelo educativo fue, en consecuencia, una cuestión más ideológica que de necesidad, ya que con el advenimiento de las ideas neoclásicas cobró mayor fuerza la idea de que las instituciones públicas resultan ineficientes por definición —entendiendo que en manos de privados serían más racionales y eficientes—, y el gasto de recursos se comenzó a cuestionar con mayor ímpetu. Las primeras medidas estuvieron orientadas a descentralizar las responsabilidades educativas devolviendo la autonomía y la capacidad de decisión a las municipalidades. Lo que se buscaba era aumentar la competencia y fomentar la formación de escuelas privadas. La teoría disponía que las escuelas de baja calidad sufrirían la pérdida de sus alumnos y eventualmente cerrarían, premiando de esta forma a las que mejor satisfagan las demandas de los padres.


Rendimiento de Suecia en las pruebas PISA (2000-2012)


Fuente: ‘Improving schools in Sweden: an OECD perspective’ – OECD – disponible en http://www.oecd.org/education/school/Improving-Schools-in-Sweden.pdf


Los resultados de los exámenes PISA, una muestra global del conocimiento de los alumnos de 15 años, fueron un duro golpe para el país. Suecia sufrió el más brusco descenso en sus calificaciones entre todos los países evaluados entre los años 2003 al 2012. El debate nacional reflejó la preocupación de toda la sociedad al encontrarse que un cuarto de los estudiantes no obtenía el mínimo esperado en las pruebas de matemáticas, la cantidad de alumnos sobresalientes se redujo a la mitad y las calificaciones empeoraban en todos los ámbitos analizados. Lo más llamativo era que este declive se evidenciaba al mismo tiempo que las mediciones nacionales mostraban un alza en las calificaciones, una contradicción absoluta no solo respecto a los exámenes PISA, sino también respecto a otras pruebas globales como las TIMMS y PIRLS (2). ¿Qué podía estar ocurriendo?


Comparación entre el promedio en la calificación por mérito en el año 9 (15 años de edad) y exámenes PISA


Fuente: http://www.oecd.org/education/school/Improving-Schools-in-Sweden.pdf


Uno de los principales inconvenientes es que la responsabilidad migró del Estado hacia los padres: ellos son ahora los responsables de juzgar si la educación recibida es de buena o mala calidad sin que tengan en todos los casos las herramientas necesarias para hacerlo. No hay castigos ni intervenciones para las escuelas, sino que se «supone» que el mercado la castigará. La evidencia sugiere que esto no ocurre (3).


Otra dificultad que se puede encontrar es el método de evaluación: las escuelas favorecen exámenes con preguntas abiertas que permiten un alto grado de subjetividad en la calificación, y en muchos casos los docentes son presionados por los directivos para otorgar buenas notas aun cuando no correspondieran, con el fin de incentivar a los padres a que continúen enviando a sus hijos a esa institución (3).


Las escuelas poseen la libertad de elegir el método para transmitir los contenidos al alumnado, pero esto acentuó la diferencia en los resultados entre colegios. En Suecia hubo un leve aumento de la segregación que siguió el patrón de privatización de las escuelas. A través de la introducción de la libre elección, la sociedad tuvo una tendencia mayor a la división de acuerdo a su condición social. El índice de inclusión académica cayó más que en el resto de los países miembros de la OCDE en el período comprendido entre 2003 y 2012. Si bien se mantiene en valores positivos, esto se debe a que el sistema era totalmente inclusivo previo a la reforma, luego de la cual ha ido sufriendo una caída paulatina directamente relacionada al crecimiento de la privatización de la educación. La explicación la podemos encontrar en la segmentación social que se acentúa por la división demográfica entre barrios de inmigrantes y de no inmigrantes que surgió en los principales centros urbanos.


En Suecia, la sociedad acepta en amplio consenso que una educación equitativa y de calidad está estrechamente vinculada con el futuro crecimiento económico, por lo que esta situación se plantea como una problemática prioritaria. Esto es especialmente importante para los inmigrantes, ya que el gobierno aspira a evitar incrementar el gasto de su estado de bienestar por el gran flujo de asilados y refugiados que llegaron en los últimos años, quienes idealmente deberían integrarse a la economía sueca de forma productiva. En esta integración se apuesta a continuar atrayendo inversiones de alto valor agregado —la cual demanda recursos humanos altamente calificados— y reducir índices de inseguridad.


El sistema de vouchers es solo una alternativa más que se implementó alrededor del mundo para buscar la mejor forma de educar a la población. Pero más allá del sistema utilizado, lo más importante es comprender que el objetivo es alcanzar un método que, a través de la igualdad de oportunidades, potencie la economía de un país incluyendo a todos los ciudadanos. De esta forma, la mano de obra calificada tiene la capacidad de atraer inversiones extranjeras de alto valor agregado que contribuyan con salarios competitivos y permitan la inserción de una nación a la cadena de valor agregado mundial a través del capital humano. Nada tiene más valor que la educación de los niños, no solo emocionalmente, sino también económicamente.




(1) School Choice and school vouchers: an OECD perspective – disponible en http://www.oecd.org/education/School-choice-and-school-vouchers-an-OECD-perspective.pdf

(2) ‘Improving schools in Sweden: an OECD perspective’ – OECD – disponible en http://www.oecd.org/education/school/Improving-Schools-in-Sweden.pdf

(3) PBS News Hour - Is Sweden proof that school choice doesn’t improve education? https://www.pbs.org/newshour/education/is-sweden-proof-that-school-choice-doesnt-improve-education


#Suecia #VouchersEducativos #segregación #educación #PISA #OCDE

ACERCA DE

¿Qué convierte a un país en exitoso? ¿Qué modelo económico ofrece los mejores resultados para sus habitantes? ¿Qué características atraviesan el mundo más allá de las diferencias culturales? ¿Comparte Argentina rasgos en común con ellos? 

El autor nos invita a analizar estas preguntas desde una perspectiva más compleja, recorriendo la historia e idiosincrasia de diez modelos tan variados como sorprendentes.

 
 

CONTACTO