©2019 by DonVasiedmaack. Proudly created with Wix.com

IMG_20180115_092023 musti.jpg

DAVID MESA NOACK

Autor de 'Análisis de Modelos Económicos Exitosos'

Análisis político y económico desde una perspectiva diferente.

 
 
  • David Mesa Noack

Corea del Sur: «El milagro del río Han»


Designed by lifeforstock / Freepik

Febrero, 2020


Aislada del continente a causa de la violenta guerra que se desarrolló en la península coreana entre los años 1950 y 1953, el contraste entre la Corea del Norte comunista y la Corea del Sur capitalista no podría ser mayor. El enfrentamiento bélico dejó un saldo de 1,5 millones de civiles muertos y más de la mitad de la infraestructura del país destruida. El conflicto quedó inconcluso al no firmarse un tratado de paz, y en consecuencia se mantiene hasta la actualidad una frontera desmilitarizada de cuatro kilómetros de ancho, fuertemente vigilada por ambos países en una tensa calma. La calidad de vida alcanzada por Corea del Sur tras su milagro económico conocido como «el milagro del río Han» (en referencia al «milagro del río Rin» que protagonizó Alemania Occidental tras la Segunda Guerra Mundial) le permitió a su población alcanzar en las últimas décadas una calidad de vida impensada tras la independencia de Japón en 1945, cuando se encontraba sumida en un caos social y político.


Tras un lapso de tres años de ocupación norteamericana por la disputa territorial entre USA y la URSS, tuvo su primer gobierno democrático en 1948, año a partir del cual comenzó a transitar un sendero que alternó violentos gobiernos militares y civiles que como punto en común solamente tuvieron sus altos índices de corrupción. Hacia principios de la década del 60, esta península de escasísimos recursos naturales y economía agrícola—con un presupuesto construido con una fuerte ayuda internacional— sufrió su primer golpe de Estado. Park Chun Hee encabezó un levantamiento que lo llevó a gobernar la república desde 1961 hasta 1979, centrando sus esfuerzos en crear una economía ligada a las exportaciones, otorgando beneficios extraordinarios a las familias más importantes del país para lograrlo. Esto dio origen a los tradicionales Chaebols surcoreanos: grandes conglomerados extraordinariamente diversificados cuya traducción es al mismo tiempo «empresa familiar» y «monopolio», los cuales sentaron las bases para el desarrollo de empresas como Samsung, Daewoo, Kia, LG o Hyundai. Estos conglomerados se diversificaron a tal punto que se convirtieron en los mayores demandantes de mano de obra del país. El tiempo le daría la razón a Park Chun Hee, ya que gracias a estas políticas, la apertura económica de su economía no desbarató la industria nacional, y el énfasis en las exportaciones le permitió un crecimiento del PBI con tasas extraordinarias durante más de 30 años. En el año 2004 Corea se unió al selecto grupo de países con un PBI que supera el billón de dólares. Todo esto, sin reparo de un reporte del gobierno japonés emitido en 1961 que sentenciaba: «[l]a economía coreana tiene un futuro oscuro para establecer crecimiento económico y autosuficiencia debido a su sobrepoblación, escasez de recursos, industria subdesarrollada, alto costo militar, incapacidad política, capital nacional débil e incapacidades administrativas».





El suceso económico que atravesó en la segunda mitad del siglo XX lo compartió análogamente junto con Hong Kong, Singapur y Taiwán, naciones que el mundo denominaría Tigres Asiáticos por su economía pujante y sus enormes tasas de industrialización (World Bank, 1993). Hoy Corea del Sur es la septima economía más exportadora del mundo, la mayor productora de barcos y la primera exportadora de chips y tarjetas de memoria. Tiene tratados de libre comercio con más de cincuenta países y en los últimos años su economía creció a un ritmo aproximado del 3% anual. Su tasa de desempleo es del 3,4% y tiene índices de distribución del ingreso muy positivos, con el 10% más pobre alcanzando alrededor del 6,8% del ingreso total mientras que el 10% más rico registra el 48,5% del mismo. El coeficiente de Gini, que mide esta disparidad, arroja un índice de 34,1 para el país. Un resultado intermedio entre el 21,5 de disparidad en Finlandia y el 42,7 de la Argentina. La clase media está compuesta en un alto porcentaje por los empleados de los chaebols a los que aspiran todos los trabajadores locales. Quienes logran ingresar a estas empresas gozan de un alto status en la sociedad y normalmente aspiran a vivir en el barrio más rico de la ciudad de Seúl, Gangnam District. Este barrio concentra la moda, los cafés, la cultura, la música, los mejores restaurantes y las viviendas más codiciadas, las cuales pueden alcanzar valores de 10 mil dólares por metro cuadrado. El movimiento K-pop (korean pop) domina la escena musical y cruzó las fronteras con el cantante PSY a través del video más visto en la historia de YouTube, Gangnam Style, que alude a la situación en la que una persona, al poseer un estilo y un status determinado, logra acceder a vivir en este adinerado distrito. No es casualidad entonces que Corea tenga un alto índice de endeudamiento entre su población, la cual financia estos altos costos de vida con una creciente deuda financiera.




Designed by lifeforstock / Freepik


Durante la década del 60, aun siendo una nación sumamente pobre, concentró sus esfuerzos en la industria textil, llegando a ser el primer exportador mundial. Pero este modelo basado en salarios bajos pronto dejó de ser competitivo. El gobierno, entonces, promocionó el desarrollo de sectores más productivos, tales como el acero, la producción de barcos y la producción de maquinarias. El impulso de la industria acerera permitió dotar de materia prima al país para el perfeccionamiento de la industria naval, automotriz, la maquinaria avanzada, la construcción y la electrónica. A fin de fomentar el desarrollo, contrataron especialistas japoneses que proveyeron el know-how necesario para perfeccionar la capacidad interna para avanzar a la vanguardia del desarrollo tecnológico mundial. Durante los años 70 sacó provecho de las dos crisis del petróleo que se sucedieron para expandir sus fronteras y desplegar grandes emprendimientos en Medio Oriente, en la industria petrolera. Los años 80 fueron testigos de la llegada de grandes inversiones extranjeras, con los Tigres Asiáticos ya consolidados como economías atractivas para los capitales mundiales (Barro, 1998). Este flujo de inversiones produjo una burbuja financiera en los 90 que explotó en el año 1997, cuando Corea del Sur quebró. El FMI salió al rescate para financiar el déficit presupuestario, pero impuso sus condiciones a través de un modelo económico austero. Las mismas consistían en cerrar instituciones financieras insolventes, reestructurar los holdings locales, incentivar cambios culturales en las chaebols para fomentar la competencia y aumentar la performance de los empleados. Hacia agosto del 2001 Corea canceló su deuda con el FMI y su nivel de reservas alcanzó aproximadamente los 100 billones de dólares.



Photo by Ethan Brooke on Unsplash


La universidad es la puerta de ingreso para una vida mejor, y determina drásticamente el futuro laboral. El rumor entre los estudiantes es que las compañías más importantes del país solamente contratan a los empleados de las mejores universidades y descartan al cesto de basura los currículum vitae de quienes asisten a otras instituciones sin detenerse en ningún otro detalle. El 70% de la población entre 25 y 34 años cuenta con un título universitario, el porcentaje más alto de los países miembros de la OCDE. La educación es culturalmente vital para las familias, sin punto de comparación con otra sociedad en el mundo. Se encuentra fuertemente arraigado en el inconsciente colectivo la importancia de la educación para poder llegar a ser la potencia económica que es hoy en día, y eso se traduce en familias dedicadas exclusivamente a brindarle las mejores oportunidades posibles a sus hijos. El 97% de los jóvenes entre 25-34 años alcanzó a completar su formación secundaria, el mayor porcentaje registrado entre los países miembros de la OCDE. Corea del Sur siempre ocupa los primeros lugares en los rankings de exámenes internacionales PISA. La principal explicación es que el gobierno de Park comprendió que para desarrollar la industria necesitaba mano de obra calificada, entonces el gobierno alineó el plan de estudios con sus necesidades estratégicas, lo que se tradujo en un enfoque orientado hacia las ciencias exactas y las matemáticas, asignaturas en las que exceden al resto de los países de la OCDE.



Photo by Mathew Schwartz on Unsplash


El sistema educativo es sumamente relevante en la vida diaria. Tal es así, que el título habilitante para impartir clases concede un gran prestigio social, y se alcanza solo luego de atravesar una carrera sumamente rigurosa, recompensada a través de elevados salarios. A fin de poder acceder a la carrera docente, hace falta haber obtenido calificaciones dentro del 5% superior al finalizar la educación obligatoria. Para lograr equiparar el nivel de todos los establecimientos educativos, tanto los docentes como los directores y los asistentes de dirección rotan por medio de un sistema de sorteo cada 4 o 5 años de una escuela a otra dentro del mismo distrito donde habitan. El mismo sistema de sorteo se utiliza para el ingreso de los estudiantes, a fin de evitar la segregación educativa. La escuela primaria y la escuela media son obligatorias y totalmente cubiertas por el gobierno, mientras que la escuela superior y las populares clases extracurriculares son impartidas en instituciones privadas y suponen una erogación significativa para los padres. La escuela primaria se extiende desde las 8 am hasta las 9.30 pm o incluso hasta las 11 pm en los superpoblados Hagwons: clases extracurriculares privadas masivas de apoyo escolar que mueven un negocio de 200 millones de dólares. A través de los Hagwons los jóvenes pretenden incrementar sus posibilidades de rendir bien el examen anual de ingreso a las universidades, el cual determina el abanico de opciones a elegir a través de la calificación obtenida. El examen llega indefectiblemente el segundo jueves de cada noviembre, y el país se detiene para que 600 mil jóvenes decidan su destino en el transcurso de las ocho horas que dura el examen. Se detiene literalmente, ya que se reprograman los vuelos y se cancelan las construcciones que tengan lugar cerca de las sedes para no desconcentrar a los alumnos. Solo obteniendo 490 sobre los 500 puntos posibles, los alumnos pueden acceder a alguna de las tres universidades top que les abrirán las puertas a un futuro promisorio (Wizenberg & Varsavsky, 2017). En los Hagwons de élite existen empleados que caminan entre los alumnos despertándolos si se rindieron ante el sueño de varias jornadas seguidas de estudio. A lo largo del ciclo escolar es muy extraño encontrar un niño que repita de año.




Photo by Joop on Flickr


Este nivel de estrés en los jóvenes tiene un precio demasiado alto: las tasas de suicidio en Corea del Sur son las más altas del mundo, especialmente entre las edades de 10 a 19 años, período en el que el gobierno recientemente encontró que el 50% de los jóvenes al menos pensó en el suicidio como una vía de escape a la presión impuesta tanto socialmente como por el entorno familiar. El soporte brindado por el Estado para esta problemática es aún insuficiente e ineficaz. Como contrapartida a esta problemática, incipientes escuelas no tradicionales surgieron para contener a los chicos que buscan otro tipo de formación. En ellas se incentiva la discusión, la capacidad crítica y la creatividad, enfoque que se encuentra en las antípodas de la orientación estándar y matemática de la escuela tradicional, con una carga horaria también mucho menor. En conclusión, a pesar de ser extremadamente ineficiente —al punto de costarle la vida a los jóvenes—, el sistema educativo cumple con su propósito: crea una diferenciación técnica en su población para atraer trabajo e inversiones, con una mano de obra altamente calificada.






Corea ofrece estrategias antagónicas, con sectores trascendentales celosamente resguardados a través de limitaciones al ingreso de capitales extranjeros (tanto en la industria como en los servicios de Internet y en el contenido cultural y televisivo) combinados con atractivos beneficios impositivos para el resto de las actividades económicas. A modo de ejemplo, ofrece exención impositiva por cinco años para la instalación de empresas de alta tecnología, con lo cual aumenta la demanda de mano de obra calificada y atrae inversiones de alto valor agregado que, además, aportan conocimiento a la sociedad. Con respecto al impuesto a las empresas, tiene un sistema complejo y progresivo de acuerdo al nivel de ganancias que se puede resumir de la siguiente forma:




• Grandes Empresas:

o Impuesto a las ganancias: progresivo desde el 10% al 22%

o Impuesto a las ganancias acumuladas: 10% de las ganancias acumuladas, con la posibilidad de deducirse de este pago las erogaciones relacionadas a inversiones, aumentos de sueldos y dividendos pagados.


• PyMEs:

o Impuesto a las ganancias: tasa fija del 7% con beneficios específicos que pueden llegar a disminuirla hasta el 4%.


• Personas:

o Impuesto al ingreso: progresivo desde el 6% al 44% con importantes deducciones.


• Pérdidas:

o Carryforward: hasta 10 años posteriores al ejercicio deficitario.



En la actualidad Corea tiene como desafío un crecimiento incipiente de la desigualdad social (OECD, 2016), la polución y la corrupción, pero habiendo surgido de un contexto de guerra y pobreza extrema, los resultados obtenidos en los últimos 50 años son más que alentadores. Tal punto alcanzó su trasformación que pasó de ser un país cuyo 50% de su presupuesto se componía de ayuda económica de los países desarrollados, crítica para su supervivencia, a prestar ayuda a Europa del Este, Asia, África, Medio Oriente y Centroamérica. No fue fácil el camino de salida de la pobreza y todos sus habitantes saben que fueron la educación y el trabajo duro lo que les permitió concretar este milagro económico en un país sin recursos naturales, por lo que estos valores se encuentran muy arraigados en la cultura nacional.



Designed by lifeforstock / Freepik

Designed by lifeforstock / Freepik

Designed by www.slon.pics / Freepik

23 vistas

ACERCA DE

¿Qué convierte a un país en exitoso? ¿Qué modelo económico ofrece los mejores resultados para sus habitantes? ¿Qué características atraviesan el mundo más allá de las diferencias culturales? ¿Comparte Argentina rasgos en común con ellos? 

El autor nos invita a analizar estas preguntas desde una perspectiva más compleja, recorriendo la historia e idiosincrasia de diez modelos tan variados como sorprendentes.

 
 

CONTACTO